CIDOC 2015
Comité Internacional para la Documentación
Nueva Delhi, India
05.09.2015 - 10.09.2015
 
 
Documentar la Diversidad – Colecciones, Catálogos y Contexto
   
 
 
 
Documento de Referencia
 
 
Contenido y Contexto en la Documentación de Patrimonio Cultural
 

La documentación de patrimonio cultural actualmente se centra en los objetivos primarios – objetos, sitios o prácticas – bajo custodia de las instituciones de memoria o dentro de su esfera de interés. Además de coleccionar y conservar estos objetivos primarios en sí, las instituciones crean de ellos, representaciones secundarias, tipo ilustrativos o paradigmáticos, así como identificar metadatos descriptivos y administrativos que sean asociados con los objetivos primarios y sus representaciones secundarias.

 
1. El Bit Bang – Nacimiento del Universo Digital
 

La migración de los recursos de información de previa generación a los sistemas digitales, la digitalización de los objetos del museo y la adición de sus descripciones utilizando esquemas de metadatos estandarizados ha creado en las últimas décadas inmensas reservas de recursos digitales. Un creciente número de esos recursos han sido puestos a disposición del público a través de portales institucionales. Adicionalmente, están ya en marcha esfuerzos para que estos recursos, independientemente creados y distribuidos, queden integrados en portales nacionales, regionales, y hasta cierta medida, temáticos.

La integración está permitido por tecnologías de redes así como las maneras comúnmente acordadas para unificar la forma y estructura de los recursos digitales. Modelos conceptuales interoperables permiten la integración consistente de la información proveniente de los archivos, bibliotecas, museos e investigación.

Al mismo tiempo, se ha vuelto casi sin límites el número de puntos de acceso a estos datos, que incluye a los dispositivos personales portátiles tales como los smartphones y tabletas. Estamos presenciando un Big Bang – o más acertadamente, un Bit Bang -  que lleva al nacimiento de un universo digital.

La expansión del universo digital no se ha detenido pero sigue adelante con nuevos recursos incorporándose a ello cada momento por digitalización e ingestión de nuevos documentos electrónicos. La llegada de la computación ubicua, entornos de inteligencia ambiental, y adquisición automatizada de datos, junto con el cada vez mayor potencia de procesamiento y los costos de almacenaje en caída, acelerarán aún más la velocidad de la acumulación de los datos y la expansión del espacio informático.

 
2. La Tecnología no puede reemplazar la Mente Humana
 

Las instituciones de patrimonio cultural están enfrentando un doble reto: el primero, proporcionar una corriente continua de información al dominio digital. Es una actividad que encuentra fácil financiación, toda vez que conlleva procedimientos relativamente sencillos con alto nivel de previsibilidad y lleva a resultados medibles que involucran cifras grandes. En segundo lugar, las instituciones de Patrimonio Cultural no sólo tienen la responsabilidad de proveer acceso a objetos primarios, sus representaciones y los metadatos relacionados – también se les exige dar sentido a esos bienes. El público captaría intuitivamente la curiosidad o belleza de un objeto, pero únicamente un experto podrá relatar de manera bien informada las razones por su valor, las capas de significado que tiene, o los cambios de esos significados en distintos contextos.

Mientras que el manejo de las representaciones y los metadatos es bien-financiado, altamente estandarizado y apoyado por sistemas informáticos y de gestión, lo contrario es cierto en cuanto al  tema de proporcionar significado y contexto: la financiación es al azar, las prácticas no-estandarizadas, y débilmente apoyado por los sistemas de información y de gestión. El énfasis, actualmente, está en los contenedores, en vez de estar en el contenido y el contexto.

Al parecer, este desequilibrio no se percibe como problemático en instituciones de patrimonio cultural. Se han comportado responsablemente y con previsión al tomar sus primeros pasos en el mundo digital, optando por digitalizar las partes relevantes de sus recursos. Sin embargo, en realidad, los servicios digitales de hoy, en la mayoría de los casos, proveen una dieta bien escasa al público debido a que los objetos primarios están presentados por lo general en forma de simples conjuntos de datos, aislados del más amplio cuerpo de conocimientos que puede ser brindado solo por expertos en la materia. Datos vinculados sí que aportan una nueva forma de acceso pero no pueden sustituir el entendimiento que solo puede proporcionar la mente humana.

 
3. Reconocer la Necesidad de un Nuevo Camino para Delante
 

Las instituciones de Patrimonio Cultural, apoyadas por la Academia nos han llevado hasta la posición actual, pero parecemos estupefactos ante la cuestión de dónde dirigirnos desde aquí. Aun cuando se alcen algunas voces particulares de vez en cuando, indicando la necesidad de repensar radicalmente el tema de la documentación en la época digital, estas voces se hunden entre la multitud de otras voces y visiones.

Los fondos públicos se dirigen a la digitalización en masa y a la generación de metadatos digitales pero no hacia el trabajo meticuloso requerido para analizar y describir detalladamente los objetos particulares y situar esa análisis en el contexto más amplio de biografías, épocas y temas.

El movimiento Open Access está aportando acceso a cuerpos importantes de materiales para aumentar la información contenida en catálogos de metadatos. Gran parte de tal material está en forma de documentos formato PDF que imitan material impreso. Por ello no es de fácil ni transparente integración con otros tipos de recursos digitales.

Catálogos extravagantes con material de referencia bien investigado se publican a menudo como parte de exposiciones, pero estos materiales no se reutilizan en servicios digitales.

La política académica desalienta la cooperación con museos e instituciones de patrimonio cultural, ya que el reconocimiento y el mérito que lleva a financiación se adquiere principalmente por la publicación de monografías o artículos en revistas arbitradas canalizados por un número limitado de editoriales reconocidas.

No se levanta ninguna demanda ni protesta de parte del público ya que no faltan alternativas opciones tentadoras - el entretenimiento y el comercio -  en el espacio digital. Las instituciones de patrimonio cultural simplemente quedan puenteadas en tales situaciones de elección y olvidadas por la mayor parte.

 
4. Construir Ambientes de Medios Atractivos para el Patrimonio Cultural
 

Mientras que hay razón para sentirnos orgullosos para los logros notables de las instituciones de patrimonio cultural en cuestión de establecer infraestructuras digitales y servicios, también existe el peligro de autosuficiencia. Muchos sistemas actualmente en vigencia son sistemas back-end por naturaleza así brindando solamente la materia prima esencial que necesita pasar por una cadena de valor para enriquecerse más. Carecen los sistemas front-end, es decir, ambientes de medios atractivos para la cultura. A los investigadores y los curadores no se les suministra las herramientas, la formación, el tiempo y las finanzas adecuadas para presentar información detallada para entornos digitales. En la gestión pública faltan conciencia y visión, pero eso es comprensible dado que voces que reflejen tal conciencia y visión no se levantan ni siquiera desde la misma comunidad del patrimonio cultural.

La magnitud de la tarea de construir atractivos ambientes de medios digitales para la cultura es tal que no se puede alcanzar por parte de las instituciones de patrimonio cultural por sí solas. Hace falta crear nuevas colaboraciones y concebir modelos sustentables de financiación. Los proyectos públicos deben ir acompañados por otros que sean privados y voluntarios.

Los nuevos recursos no van a surgir milagrosamente del subsuelo para llenar los presentes huecos, pero aun dentro de las actuales restricciones financieras, una mayor proporción de fondos puede ir dirigida al trabajo estratégico en un ambiente mundial y posibilitar la creación de entornos de medios ricos y atractivos para el patrimonio cultural, atravesando fronteras institucionales y nacionales. El centro de gravedad se debe trasladar de los contenedores a los contenidos y contexto, de la tecnología al valor para el usuario.

 
5. Atravesar Fronteras y Mandatos Establecidos
 

A lo largo de los siglos, las semillas de cultura han volado libremente por encima de las fronteras, gracias a conquistas militares, migraciones no-violentas y el comercio. Han atravesado montañas, desiertos y océanos y se han arraigado en tierras extranjeras. En la actualidad la informática ha hecho posible seguir las huellas de la cultura y juntar información guardada en diversas instituciones por todo el mundo. Sin embargo,  quedan por superar varios obstáculos para alcanzar esa meta. Para ello, entre otras cosas, hace falta la interacción física de la gente, cultivar confianza, buscar nuevos tipos y fuentes de finanzas, y superar barreras lingüísticas.

Los Archivos, las Bibliotecas y los Museos que guardan tesoros culturales  tienen mandatos diferentes, costumbres profesionales distintas  y diferentes maneras de conceptualizar los materiales bajo su custodia. En el proceso de cumplir con su misión, cada una de estas comunidades  han hecho descubrimientos intelectuales exclusivos  que tal vez se vean adecuados para otros dominios también. Antes de que los datos de fuentes heterogéneas puedan ser integrados significativamente, las personas de las diferentes comunidades deben unirse y aceptando las diferencias en sus materiales  así como su orientación, y reconociendo la necesidad de sobrepasar sus mandatos establecidos, gradualmente llegar a una visión común sobre cómo apoyar la creación de imágenes unificadas y paisajes intelectuales partiendo de los fragmentos en su posesión.

 
Inicio      |     Inscripción     |     Contáctenos
 
. .
. .